Saltar al contenido
Fisiomorfosis

10 consejos para una piel saludable

1-Pensaren los faciales como una necesidad, no un lujo. Piel visiblemente revitalizada, mente relajada y una mejor apariencia del rostro son los beneficios que recibimos al consentirnos con un buen facial. Al hacérnoslo estamos proporcionándole a nuestro cutis nutrientes que dan como resultado un look radiante.

2-Dormir. Es la mejor manera de revertir los daños causados por los radicales libres, que dan como resultado la oxigenación celular. Además de recargar energía y reparar los músculos, mientras dormimos se reparan y crean nuevos tejidos y células. Por ello, cuando el sueño se reduce en calidad o cantidad, el cutis lo resiente.

3-‘No’ al estrés. Participar en alguna actividad que nos apasione reduce el estrés, promueve una imagen personal positiva y nos ayuda a conectarnos con gente con los mismos intereses. Hacernos tiempo para disfrutar de lo que nos gusta hacer también reduce la sensación de soledad y aislamiento, tan común hoy en día.

4-Hacer ejercicio. Si no lo haces, ¡no esperes más! Ve qué ejercicio disfrutas hacer y asegúrate de que combine bien con tu estilo de vida (para que seas constante). Ejercitarnos regularmente nutre la piel con oxígeno, mientras que sudar nos ayuda a eliminar toxinas.

5-Dejar el trabajo en la oficina. Evitemos llevarlo a casa. Es importante darnos el tiempo para estar con la familia, los amigos, la mascota ¡o cualquier actividad que nos guste hacer! Entre mayor sea nuestra calidad de vida, mejor será nuestra salud mental, física y emocional, y nuestra piel lo reflejará.

6-Eres lo que comes’. La comida es la gasolina tanto del cuerpo como de la mente. Así que cuando comemos mal, se nota. Lo mejor es incluir en nuestra dieta alimentos ricos en antioxidantes, como las granadas, que ayudan a combatir el daño causado por los radicales libres.

7-Limpiar, cuidar e hidratar la piel en la mañana y en la noche. Nuestro rostro también necesita su baño diario y al igual que los dientes, hay que hacerlo mínimo dos veces al día –en la mañana y en la noche– para liberar a la piel y los poros de cualquier tipo de contaminación a la que hayamos sido expuestos, ya sea despiertos o dormidos.

8-Tomar suplementos alimenticios. Hay que incluir en nuestra dieta los suplementos necesarios para garantizar que nuestro organismo reciba los nutrientes suficientes para funcionar y poder tener una piel radiante.

9-Usar protector solar todos los días. Para evitar los daños, es super importante que utilicemos diariamente un protector solar contra los rayos UVA y UVB. Hacerlo hará que nuestro cutis luzca más saludable con el paso del tiempo.

10-Nutrir la piel. Aplicarnos una mascarilla rica en antioxidantes de una a tres veces por semana nos ayudará a combatir los radicales libres a los que estemos expuestos, además de que es una manera excelente de mantener la salud de nuestra piel entre facial y facial. Fuente